Tengo 18 y nunca he tenido novio. Me pongo muy nerviosa cuando pienso que un chico me puede invitar a salir porque no tengo ninguna experiencia. Quiero que mi primer beso sea para mi novio, cuando esté enamorada realmente, pero me intimida no saber cómo reaccionar en las situaciones que pueden darse en una cita ¿qué hago?

Déjame adelantarte que sinceramente no creo que tengas ningún problema llegado el momento de salir en otro plan con algún amigo. Lo que yo puedo apreciar por lo que nos comentas, es que tienes las cosas muy claras, y eso no es muy común, y menos a tu edad. Tienes algo que desgraciadamente cada vez es más escaso en niñas ashamed_face_40531de tu edad: tu valía como mujer. Ojalá seas capaz de apreciar el tesoro que tienes y de hacer que los demás lo aprecien también. Créeme que siempre habrá un muchacho que esté buscando alguien como tú, que te aprecie y te valore.

 

Seguro cuando llegue el momento no tendrás ningún problema en relacionarte con algún choco a otro nivel, así que supongo que cuando alguien te invite a salir en otro plan, tú ya sabrás si es alguien que te conviene, que te interesa, y hay posibilidades de llegar a algo. Por supuesto que si llegan a otro nivel y él quiere ser tu novio, le puedes decir que es el primero, y hablar con toda la franqueza del mundo, porque  vas a tener la confianza para hacerlo, y porque es algo muy bueno y positivo, y si él no lo aprecia y lo agradece, ¡aguas! Tal vez no te conviene. No hay como ser tú, y ser natural y espontánea, nunca trates de aparentar algo que no eres…

 

Cuando una persona tiene claro lo que quiere, y tiene una buena autoestima, cuando una persona tiene conciencia de su valor, tiene una seguridad que se proyecta; cuando existe verdadero amor, las cosas salen espontáneas en la pareja, no importa que nunca hayas besado a nadie, si hay amor, hay cariño y ternura y las cosas se dan de forma natural. Sólo preocúpate de que esa persona sea alguien que te quiera y te valore por quien eres y no busque sólo su propia satisfacción y quiera jugar contigo. Las mujeres somos muy buenas para saber la diferencia.