Soy demasiado insegura, pesimista y negativa. Sé que todos a mi alrededor pueden cansarse de mi forma de ser por las tonterías que cometo. Ya no quiero ser así ¿Qué hago?

Tienes que recordar que todos nos equivocamos… una y otra vez. Lo que hace la diferencia no es el número de errores, sino cómo respondemos luego de haberlos cometido. Ofrecer disculpas y aprender, son las cosas que debes hacer; con eso basta. Lo que hoy crees que es un defecto (pensar en que te vas a equivocar) puede convertirse en una gran virtud. Si antes de hacer cualquier cosa sientes que puedes fallar, y para no errar pides consejo y estudias el asunto, en ese momento tu pesimismo –que hoy es defecto– se convertirá en una virtud, ya sea la humildad o la prudencia.

 

Viéndolo bien, todo el conocimiento científico está basado en un proceso de prueba y error. Quien te quiere no te por titubear ni por equivocarte; seguramente te ayudará a despejar tus miedos y te acompañará en tus fracasos. Justo eso hacen los buenos amigos, los buenos padres y hasta los buenos novios. Ojalá te equivoques mucho y dudes siempre, si pides consejo y estudias, llegarás a ser muy sabia y muy feliz.