Estoy muy enamorada de mi novio, pero en ocasiones es violento. Conmigo no es así, pero dice groserías y luego se disculpa. La verdad es que le tengo un poco de miedo ¿qué puedo hacer?

Sentirse enamorado es una experiencia maravillosa, sin embargo, la violencia es lo contrario a una manifestación de amor. A largo plazo, las personas que tienen comportamientos violentos no suelen frenar: no minimices la agresión verbal, es tan grave como si te golpeara o abusara de ti, pues al final está transgrediendo seriamente tu bienestar. Las disculpas sólo sirven cuando se acompañan de hechos.

 

Reflexiona sobre las siguientes cuestiones:

 

  1. ¿Sabes que lo que hace tu novio es delito?
  2. Considera terminar con la relación. Vale más sufrir un tiempo por una ruptura de pareja que por un buen golpe (es muy probable que llegue tarde o temprano)
  3. Si te vas a quedar en la relación, a tu novio le urge un psicólogo. La conducta violenta no se quita sola pues, aunque la persona quiera, generalmente no sabe cómo parar. No te confíes de promesas y cambios repentinos, se le llama «luna de miel» y luego de arrepentirse por un rato volverá a violentarte de nuevo. Recuerda, el amor no deja moretones.
  4. Todos podemos llegar a tener sobresaltos y comportarnos groseros de vez en cuando, pero si el patrón de estas conductas es repetitivo, intenso o por periodos prolongados (horas o días) es violencia y nadie la necesita ni la merece.
  5. En donde hay violencia el amor no es suficiente argumento, porque tarde o temprano se termina el cariño y se atornilla el maltrato.
  6. Si alejarte de la relación te provoca temor por lo que puedes perder, al menos equilibra tu expectativa considerado también: ¿cómo sería tu vida sin el maltrato que recibes?
  7. Sólo tú puedes tomar la decisión de irte o quedarte, si decides lo segundo, negocia tu permanencia a que el acuda con un terapeuta cognitivo conductual que le ayude a generar estrategias de regulación emocional y de auto control.

 

 

boton_NOVIAZGO