¿Cómo me puedo llevar mejor con mis hermanos?

Debemos cuidar los límites, es decir, no dañar a las personas y evitar que lo que digamos lastime a los demás; sin embargo, la regla que nunca debemos romper es la de no hacer burla de los defectos físicos, de los miedos o de los sentimientos de nuestros hermanos.

 

Para acercarnos a alguien que nos ha lastimado o a quien hemos herido, debemos tener una actitud humilde, ya sea para recibir una disculpa u ofrecerla nosotros. Pedir ayuda o consejo a alguien mayor o un experto también es importante, pues con ello reconocemos, explícitamente, que el otro vale tanto como yo.

 

hermanos