DISFRUTE DE TIEMPO JUNTOS

Esta fortaleza se refiere al tiempo de convivencia que los integrantes de la familia dedican para involucrarse con los demás.


Por mucho tiempo se ha creído que el tiempo de convivencia “de calidad” es suficiente aunque sea poco pero hoy sabemos que esto no es verdad.


Las familias más unidas buscan pasar tiempo considerable en actividades que todos los miembros puedan disfrutar, además de las actividades cotidianas como comer, hacer compras o realizar la limpieza de la casa.


Las familias que conviven poco durante el día pensando que lo importante es la "calidad", pronto se darán cuenta que este tiempo es insignificante y no genera buenos resultados. Actividades menos frecuentes como las celebraciones de cumpleaños, las fiestas de fin de año o las vacaciones, entre otras muchas, son también muy importantes, pues ayudan a promover la unión familiar; sin embargo, las actividades que practicamos con más frecuencia son las que hacen la diferencia.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí

 
 
EXPRESIÓN DE AFECTO

Esta fortaleza se relaciona con las expresiones de cariño que se manifiestan entre los miembros, esencialmente con el intercambio de sentimientos y emociones positivas.


Las personas que viven en familias más unidas ven por el bienestar de los otros y permiten que ellos lo sepan frecuentemente, es decir, las muestras de aprecio y afecto se dan diariamente.


Por el contrario, quienes viven en familias menos unidas, suelen expresar y enfatizar los puntos negativos y los errores de los demás miembros.


Esta fortaleza promueve que las muestras físicas de cariño se acompañen también de respeto, consideración, reconocimiento, gratitud y amor.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí

 
COMUNICACIÓN EFECTIVA

Esta fortaleza no es simplemente decir lo que cada uno quiere. Los miembros de las familias unidas además de platicar, son buenos escuchando, esto da pie a que la comunicación entre ellos fluya.


Las familias que tienen comunicación positiva buscan que sus palabras y acciones ayuden a expresar el aprecio y afecto que existe, por lo tanto suelen evitan palabras o acciones que puedan herir de manera profunda. Aunque existan conflictos y problemas, este tipo de familias generalmente puede llegar a una solución.


Por el contrario, hay familias que piensan que la mejor solución es el silencio y evitan hablar de sus problemas, pero esta opción es perjudicial para todos.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí

 
 
RESPONSABILIDAD

Son los actos a través de los cuales los miembros de una familia demuestran su interés en ser parte de ésta. La responsabilidad se traduce en acciones concretas de lealtad y apoyo en los buenos y en los malos momentos.


Un ejemplo de ello es cuando los miembros hacen todo lo posible por cumplir con su rol dentro del núcleo familiar: ser padre, madre, hijo(a) o hermano(a). En las familias más unidas acciones como “cumplir con lo que se promete” y “con lo que a cada uno le corresponde” es esencial, pues el compromiso es de gran valor en los acuerdos de los integrantes. De igual manera, perdonar cuando uno de los miembros ha fallado, tiene una gran relevancia en la dinámica familiar.


La responsabilidad se traduce en compromiso. De tal manera que la ausencia de este valor daña a toda la familia, pues rompe con la confianza que existe entre sus integrantes.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí

 
FE Y VALORES

Es muy común que cuando pensamos en bienestar espiritual lo asociemos con alguna religión: existen familias que lo entienden como la fe en Dios, sin hablar de alguna religión en particular; en algunas otras, esta fortaleza suele asociarse con la esperanza u optimismo con el que se vive.


En general, podríamos decir que esta fortaleza es sencillamente el conjunto de creencias y valores que las familias consideran importantes para convivir con el resto de las personas (dentro y fuera de su núcleo).


Las creencias espirituales y las prácticas religiosas ayudan a las familias a afrontar el cambio, a manejar las crisis y a encontrar una razón de vivir, principalmente cuando existen dificultades en alguno(s) de los miembros. El bienestar espiritual ayuda a las familias a dar sentido cuando se enfrentan a situaciones trascendentales tanto positivas como negativas, como el nacimiento, matrimonio o muerte de un integrante.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí

 
 
HABILIDAD PARA RESOLVER PROBLEMAS

Esta fortaleza se entiende como la capacidad para evitar (cuando es posible), enfrentar, sobrellevar o resolver los problemas y sacar el máximo provecho de los mismos.


Las cuestiones imprevisibles como la enfermedad, muerte, divorcio, crisis económica y conflictos en la escuela o en el trabajo, son dificultades que aquejan a las familias con frecuencia y suelen provocar desestabilización.


Las familias unidas suelen ver estas problemáticas como situaciones a resolver, uniéndose y apoyándose, además de buscar apoyo externo cuando lo amerita. Independientemente de lo difícil o adverso del problema, las familias unidas tienden a renovarse y a hacer conscientes sus propias fortalezas, además de buscar un aprendizaje de lo que tienen que enfrentar.


Por otro lado, las familias que son menos unidas, suelen no tener la fortaleza para admitir que están en problemas y que necesitan ayuda. Suelen evadir la búsqueda de soluciones y su actitud llega a generar la separación o el aislamiento de sus integrantes.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí

 
CONFIANZA

A diferencia de otros grupos sociales, la familia necesita, como condición necesaria, la confianza entre sus miembros para ser lo que es. Algunos especialistas describen la confianza como la base que permite que las personas puedan abrirse a los demás y tener esperanza en ellos.


En las familias fuertes la confianza se construye mediante acciones coherentes y sinceras. Los miembros de estas familias ponderan la importancia de ser y no de parecer. Así, el entorno familiar es el ambiente más propicio para adquirir seguridad en uno mismo.


En las familias fuertes los integrantes suelen sentirse apoyados en todo momento, pues la confianza de saber que se cuenta con el otro, no se cuestiona. En familias con bajos niveles de confianza existe cierta incertidumbre sobre lo que pasará cuando ocurra algún accidente, enfermedad o llegue la vejez, por mencionar algunos ejemplos en los que se puede poner en duda el nivel de seguridad depositada en el resto de los integrantes.


Si quieres saber más sobre ésta Fortaleza, te invitamos a darle click aquí