¡Ayuda, no entiendo a mi bebé!

Por: Mtra. Aleida Guajardo, presidenta fundadora de CIPABE A.C.

 

Si son papás primerizos, y aunque no lo sean, tal vez hay días en que la relación entre ustedes y sus bebés se vuelve caótica. Su hijo (a) llora, grita, manotea y ustedes no logran comprender qué es lo que tiene y generalmente lo explicamos como «está haciendo berrinche», «es un llorón», «necesita disciplina», «debo ponerle límites».

 

Hay papás a quienes se les facilita vincularse con sus hijos y entender su comunicación preverbal. Otros tienen más dificultades y admiten que el hecho de que sus hijos no hablen con palabras, les resulta frustrante, confuso y sienten que su relación está siendo dolorosa para todos.

 

Bueno pues el especialista en desarrollo infantil Joseph García, observando a bebés con padres sordomudos, se dio cuenta que estos bebés lograban comunicarse de una manera más clara y tranquila con sus papás. ¿Cómo era posible? Porque los bebés tienen una capacidad cognitiva que les ayuda a comprender el lenguaje, incluso antes de que lo puedan articular y porque además, desarrollan simultaneamente su capacidad motriz; así, los bebés al aprender signos para comunicarse, pueden expresar facilmente lo que necesitan a sus papás.

 

De esa manera se favorecen 3 fortalezas familiares: La comunicación efectiva y la expresión afectiva que ayuda a establecer vínculos sanos y de confianza entre los miembros de la familia.

 

¿A qué edad se le pueden enseñar al bebé palabras a través de signos?

Puede ser desde 9-10 meses cuando el bebé empiece a tener interés en comunicarse, tomando en cuenta que necesitan ser pacientes y repetir el signo varias veces para que el bebé lo comprenda y luego lo imite. Cada bebé es diferente y dependerá de su madurez, de la repetición que hagan los padres del signo y de que incluyan esa actividad como una actividad de juego que realizan durante el día. No sólo se trata de sentarse un momento y jugar a hacer signos y repetir las palabras, sino de realizar el signo cuando el bebé realice la actividad relacionada al signo.

 

Por ejemplo, se hace el signo de comer, de beber, de dormir, de sueño, de agua, de leche… cuando el bebé vaya a hacer alguna de estas actividades.

 

Algunos ejemplos:

Mamá: abre una mano, llévatela hacia la cara y date un golpecito en la barbilla con el dedo pulgar

Baño: frótate los dos puños contra el pecho, manteniendo los pulgares hacia arriba

Cambio de pañal: cierra los puños y coloca uno encima del otro repetidamente

Pelota: abre bien tus manos, dejando cierta distancia entre ellas, como si estuvieras sosteniendo una pelota

Papá: abre una mano, llévatela hacia la cara y date un golpecito en la frente con el pulgar

Comer: llévate los dedos de una mano a la boca como si fueras a comer algo.

Leche: aprieta una mano y a continuación la otra como si estuvieras ordeñando

Dormir: coloca las palmas de las manos juntas y apoya la cabeza sobre ellas, ladeándola levemente, a la vez que cierras los ojos

Beber: acerca tu mano semiabierta a la boca, levantando un poco el brazo, como si fueras a beber en vaso

 

Sin título

 

Recuerda que lo que se aprende jugando jamás se olvida, y que los niños desarrollan su inteligencia a través del juego. Si quieres conocer más sobre signos puedes checar el siguiente link https://plus.google.com/photos/114393153629658637671/albums/5533136202902298385

 

También puedes consultar el libro: «Como hablar con tu bebé: guía para comunicarte con tu bebé con la lengua de signos básicos», de Mónica Beyer; o «Signos para bebés», de Claudia Carter.